Fuimos visitando muchas más plazas y calles.
external image 36.jpg?imgmax=512
Durante el recorrido por las calles céntricas de Cádiz vimos que en las esquinas había cañones de la guerra con Francia. Ahora servían para que los coches no destrozaran las esquinas de las casas. Cerca de uno de ellos se cayó la señorita Blanca. Las calles eran estrechitas. No se notaba el viento.